Skip to content

El Liderazgo de Santa Claus

En épocas de Navidad, Santa Claus nos inspira para descubrir los tres elementos que contribuyen a desarrollar el liderazgo inspirativo. Felicidades!

Por Daniel Elhelou (@Dani_Elhelou) – Especialista en Coaching Inspirativo, Director de inspirativa.com

Seguramente, tener la fábrica de juguetes más grande del universo no debe ser tarea nada fácil. Imagino las distintas líneas de producción y los depósitos desbordados a esta altura del año. Imagino al responsable de logística marcando los caminos más eficientes para llegar a todos los niños del mundo prácticamente en 12 horas de diferencia. Estuvo bien pensado que en Australia la navidad sea 12 horas aproximadamente antes que en Latinoamérica, sino la tarea sería prácticamente imposible.

Lo imagino a Santa Claus coordinando todo, conversando con los renos, con el responsable de recepción de cartas, con el maestro juguetero. También con el sastre, pues el traje rojo ya tiene varios años de uso, y seguramente necesitará algunos parches. Su barba también va a necesitar algunos retoques, tiene que salir impecable en cada foto, en cada rincón del planeta.

Nosotros, en nuestro rol de líderes, a veces pensamos que no existe una empresa con las características particulares que tiene la nuestra.

 

Liderar equipos desde la ilusión

La gran diferencia entre su empresa y la de Santa Claus es la ilusión, la magia, que provoca este personaje en los niños. La fantasía que genera escribir la cartita con la lista de deseos. La vulnerabilidad de los pequeños, frágiles, y a la vez maravillados en esa espera.

En las empresas no hay niños, sino adultos que necesitan confiar, aunque no confiar en la ilusión de una promesa fantasiosa, esas que el mismo líder en el fondo sabe que nunca llegará.

Existen líderes, al igual que en el mundo de la fantasía, que creen que sus equipos está formado por niños, y para mantenerlos motivados prometen cosas ilusorias. Y este es un gran problema: motivar con la ilusión.

Los padres utilizan el premio y el castigo como herramienta de motivación: “Si te comportas mal Santa Claus no te va a traer los regalitos”. Algunos líderes dicen cosas parecidas. Lamentablemente así no podemos construir organizaciones confiables.

 

Liderar equipos desde la confianza

Sabemos que el regalo es producto del mundo consumista, y sin darnos cuenta, año a año, somos parte de ello. Dada una oportunidad para algunos, se presenta la necesidad en el sistema, y el sistema compra. Estoy seguro que cada uno de los que son padres, tíos o abuelos, intentará dar lo mejor para  educar y ayudar a hacer crecer a sus pequeños. Ese debate me excede.

Lo que si propongo es que tomemos consciencia que la confianza es un pilar fundamental del liderazgo en las organizaciones. Intentar ser coherentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos, ser competentes en lo que decimos que somos, o formándonos en lo que necesitamos. Comprometernos con el otro, respetándolo como legítimo otro, respetar el medio ambiente, genera un impacto grandioso en la sociedad.

El éxito de Santa Claus: ilusión + confianza

Además de lo antes indicado, que puede ser compartido por varios autores en la materia, proponemos una mirada diferente, una mirada inspirativa, integrando ambos conceptos: ilusión + confianza.

Tal vez, lo que ha permitido que Santa Claus sea un ícono reconocido mundialmente que se ha sostenido en el tiempo radique en un justo balance entre crear la ilusión y generar la confianza de que el niño va a recibir su regalo.

De hecho, la Real Academia Española define ILUSIÓN como “Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo”; mientras que CONFIANZA es definida como “Esperanza firme que se tiene de alguien o algo”.

Seguramente ya han notado que el punto de apoyo para que esta balanza esté equilibrada es la ESPERANZA, término que significa “Estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos”.

Y, justamente, el rol de un líder inspirativo radica en trabajar con estos tres elementos de forma coordinada, ya que la falta de alguno de ellos conlleva a conflictos, afectando el clima de trabajo y reduciendo las posibilidades de éxito en las organizaciones. Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: